Johan Huibers es un apasionado carpintero. Construyó el arca de Noé, así como a estos animales de madera a tamaño natural, en la ciudad de Dordrecht, Holanda. Tardó veinte años en acabar el trabajo, y gastó más de 1,5 millones de dólares para lograr completarlo. Se ha convertido en una especie de atracción turística desde que Johan la terminó.

Asegúrate de llegar al final de este artículo para ver el video completo 🙂

Hace poco, Johan reveló la siguiente etapa de su proyecto del arca de Noé. Está planeando navegar con el arca hasta Israel. Por supuesto, zarpar no va a ser fácil. Johan espera recaudar una buena cantidad de dinero por medio de donaciones para poder financiar el viaje.

Johan es un cristiano devoto, y se ha leído y releído la Biblia de cabo a rabo. Quiere llevar esta versión del arca de la Biblia a la tierra donde se ideó. El principal problema al que Johan hace frente para dicho viaje es el hecho de que su arca no tiene motores ni velas.