Según su teoría, las peculiaridades de su propio carácter y personalidad salen a relucir cuando a la persona se le presenta una figura abstracta y en ella es capaz de identificar lo que tiene en mente, ¿estás listo? Ve durante unos segundos esta fotografía:

¿Qué fue lo primero que viste? Aquí te damos una respuesta a cada uno de los elementos:

Labios: Si eres de las personas que vio primero unos labios, es muy posible que seas alguien muy sensible, pero que nunca se sale de la realidad. Haces cuestionamientos y juzgas las cosas por lo que ves y no te quedan dudas, no le das vueltas a los asuntos ni intentas descifrar algún mensaje oculto en cada cosa, pues crees en la honestidad y las cosas claras.
Árboles: Eres una persona que no se conforma con lo que tiene, siempre busca mejorar, además intentas ir un paso delante de todo lo que ocurre. Al contrario que como ocurre en el caso anterior, tu eres una persona idealista que no le teme a imaginar cosas del futuro o que parezcan fuera de tu alcance.

Raíces: La mayoría de las personas encuentran tres elementos en la fotografía y la última son las raíces de los árboles, esto podría significar que eres una persona que siempre recuerda sus orígenes e inicios, pero eso no significa que quieras quedarte ahí, es muy probable que seas una persona que siempre busca mejorar sin importar lo que tengas que dejar atrás.