Jamie y Nikki eran más jóvenes cuando el destino los cruzó en redes sociales y rápidamente congeniaron, luego de muchas charlas decidieron conocerse y se dieron cuenta de que algo muy especial estaba naciendo entre ambos.

La conexión fue única y muy especial y sin importar las diferencias que la gente solía señalar entre ambos, iniciaron una hermosa historia de amor.

Lamentablemente aún existen muchos prejuicios por el color de piel, pero a ellos nada de eso les importa.

Continúan adelante y juntos han formado una hermosa familia. Sus amigos cercanos los describen como ¨café con leche¨, una combinación exquisita y perfecta.

La pareja ha tenido dos hermosas niñas y ahora suelen acaparar más las miradas de curiosos.

Han decidido llamarlas Ava y Zoe, son realmente bellas pero no es para menos con esos padres tan atractivos que tienen ¿estás de acuerdo?

Pero la belleza no es lo único que han heredado de la pareja sino también el carisma.